Cómo preparar un pudín de chía

How-to-Make-Chia-Pudding

Escrito por: Hannah Rex

Si no desayuno, me siento inútil gran parte del día.
Sin embargo, tampoco tengo mucho tiempo por la mañana. En consecuencia, me he convertido en una profesional en preparar desayunos rápidos y fáciles, como huevos revueltos con tres ingredientes, avena remojada y, más recientemente, pudín de chía.

Este último podría sonar como si fuera un bocadillo o un postre, pero el pudín de chía realmente es perfecto para un desayuno rápido y saludable. Al igual que la avena remojada, el pudín de chía es fácil de preparar, no requiere cocción y se puede personalizar con una infinidad de coberturas. Y, desde el punto de vista de la salud, las semillas de chía son espectaculares. Una onza (28.35 gramos) de semillas de chía contiene 4 gramos de proteínas, 11 gramos de fibra y una gran cantidad de ácidos grasos omega-3, que se cree que ayudan a prevenir enfermedades cardíacas.

Cuando están crudas, las poderosas y diminutas semillas son duras y crujientes. No obstante, después de asentarlas en líquido durante algunas horas, absorben hasta 12 veces su peso en humedad y presentan una textura que se asemeja a la del pudín. Sin embargo, para obtener realmente la mejor consistencia, necesitas la proporción correcta de semillas de chía con respecto al líquido. Si hay demasiadas, terminarás con un trozo sólido de semillas de chía; si hay pocas, tendrás sopa de chía. Una vez que combines las semillas de chía con el líquido, necesitarás dejar que la mezcla repose en el refrigerador durante al menos cuatro horas antes de probarla. Para servirla, cúbrela con tus frutas, frutos secos o condimentos favoritos, o ponlas al estilo “parfait” para un desayuno perfecto para Instagram.

Para preparar el mejor pudín de chía básico, sigue esta receta.

Pudín de semillas de chía
Tiempo total: 4 horas 10 minutos
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: ninguno
Rinde: 2 porciones, aproximadamente ¾ de taza cada una

Ingredientes:
1½ tazas de leche de almendra sin azúcar
1 cda. de miel natural
⅓ de taza de semillas de chía
½ cdta. de extracto de vainilla puro (opcional)

Preparación:
1. Combina la leche de almendra, la miel, las semillas de chía y el extracto en un tazón mediano; mezcla bien.
2. Cubre el tazón; refrigéralo al menos 4 horas o durante la noche; mezcla después de 2 horas.
3. Divide en partes iguales, en 2 porciones.
Consejo: Si agregas cacao en polvo o Shakeology, podrías necesitar más líquido.

Ve artículo original en inglés: How to Make Chia Pudding