¿Debo sudar para lograr un buen entrenamiento?

Sudar

La respuesta es no. Sudar indica que se has entrenado muy fuerte, pero también sólo puede decir que tienes mucho calor; así es que no te emociones si terminas de ejercitarte con la camiseta mojada.

El mejor indicador de un buen entrenamiento es el ritmo cardiaco y el esfuerzo que percibas; en otras palabras, qué tan fuerte te sientes.

El cuerpo suda para regular la temperatura corporal. Cuando siente calor, las glándulas liberan agua y una solución de electrolitos a través de la superficie de la piel. El resultado es que la piel se enfría, provocando una reacción en cadena que reduce la temperatura del cuerpo.

Las personas tienen dos tipos de glándulas sudoríparas: ecrinas y apocrinas. Las glándulas ecrinas se encuentran en todo el cuerpo y son las que hacen todo el trabajo cuando se hace ejercicio. El sudor provocado por estas glándulas no huele mal, porque sólo segregan agua y minerales.

Por otra parte, las glándulas apocrinas se encuentran en todos los rincones y grietas, como las axilas y la ingle. Este tipo de transpiración se activa emocionalmente, como cuando estás nervioso o estresado. Además del agua y los minerales, las glándulas apocrinas segregan un cóctel de proteínas, grasas y esteroides que se descomponen por las bacterias y por eso el sudor huele mal.

La genética, la condición física y el peso de cada persona, así como la temperatura exterior, también juegan un papel importante en la manera de sudar. Si el aire es fresco se suda menos, y si hace mucho calor se suda más, aunque pueda que el sudor se evapore al usar ropa que absorba la humedad.

Físicamente, las personas que están en forma, tienen motores más eficientes, por lo que empiezan a sudar antes. Suena contradictorio, pero la razón de esto es que un motor refrigerado adecuadamente puede trabajar más duro y por más tiempo, así que es sólo la forma del cuerpo de prepararse para lo que es bueno.

En cuanto al peso, la pérdida significativa de peso viene a menudo acompaña de un aumento de ejercicio. Las personas con sobrepeso tienden a sudar más, porque tienen que soportar más peso y enfriar más masa corporal y para ello trabajan más duro. Pero cuando bajas algunas libras y tu condición física mejore es probable que sudes menos, porque es más sencillo para tu cuerpo hacer los ejercicios.

Cuando no sudas para nada, hay una pequeña posibilidad de que sufras de una enfermedad llamada anhidrosis. Te vas a dar cuenta de otros síntomas, como mareos, sofocos, náuseas o desmayos y para ello, lo mejor es que consultes a tu médico.