Pequeños cambios te llevan a grandes resultados



Las dietas no sirven. Eso todos lo sabemos. De momento podrían ayudarte a perder unas cuantas libras, pero a cambio de muchos dolores de cabeza, ansiedad y unas ganas irresistibles de comerte todo lo que tengas a la mano, lo que después de un tiempo te devolverá el peso perdido, y hasta triplicado.

Para perder peso, mantenerte en forma y obtener la energía que necesitas para cumplir con todas tus tareas, tienes que optar por un estilo de alimentación saludable y balanceada. Y la única manera de lograrlo, es a través de pequeños cambios, que ni siquiera notes; pero que a largo plazo te den grandes resultados.

A continuación te damos algunas ideas:

• Reemplaza de tu despensa todos los carbohidratos refinados, como el arroz blanco y la pasta, por versiones de grano entero. Los granos enteros contienen más fibra y se absorben más despacio lo que te ayudará a sentirte con energía por mucho más tiempo.

• Si te ejercitas con música, cambia de vez en cuando tu selección de canciones. Esto te hará sentir que comienzas una rutina nueva y asegúrate de seleccionar música que te motive.

• ¿Te gusta mirar televisión? No hay problema, pero asegúrate de moverte en los comerciales con algunos ejercicios de estiramiento, sentadillas, 'push-ups', etc. Quemarás calorías extras y mantendrás tu cerebro activo.

• Cuando te sirves la comida, asegúrate que el 75% del plato esté ocupado por vegetales y el resto por granos enteros y proteínas bajas en grasa.

• Come despacio. Una vez que empiezas a comer, el cerebro tarda 20 minutos en darle la señal al estómago de que está lleno.

• Duerme de 7 a 8 horas diarias por la noche. Tu cerebro trabajará mejor y los músculos se recuperarán más pronto del ejercicio. Te sentirás con más energía y sentirás menos ganas de comer de más.

• En tu oficina usa las escaleras en lugar del elevador. Si tienes que subir de un piso a otro varias veces al día, esto se convierte en un excelente ejercicio. También, en el supermercado, trata de dejar tu auto lo más lejos posible de la entrada. Esto te obligará a caminar más.

• Los fines de semana planea una actividad al aire libre con tu familia. Una caminata por la playa, un paseo en bicicleta o patines, una excursión a la montaña, etc.