Transformó su pasión en un negocio exitoso

Annie-Lee Tirado: la historia de Annie-Lee Tirado

La historia de Annie-Lee Tirado

“Lo que necesitamos para ser exitosos es esa pasión por ayudar a los demás”.

Soy madre de cuatro, esposa y terapista físico para el Hospital de veteranos en sobrepeso de Puerto Rico, un trabajo que conlleva mucho esfuerzo y sacrificio. Yo dirigía ese programa aún cuando mi salud no era la mejor, me sentía fatigada, cansada y usaba productos de energía para poder estar despierta. Es increíble cómo a veces queremos dar ejemplo cuando nosotros mismos no somos el mejor ejemplo. Y lo interesante era que esos pacientes llevaban años en ese programa y no veían resultados. Ninguno bajaba de peso ni cambiaba sus hábitos.

Decidí hacer un cambio.

Un día vi un anuncio de T25 y me encantó. Lo compré y fue maravilloso cómo automáticamente empecé a sentir más energía y a estar más enfocada en mis responsabilidades; entonces hice un reto con mis pacientes. Mientras yo hacía el programa en casa, les traía rutinas modificadas ¡y después de 5 semanas compartí por primera vez mis resultados con ellos! El solo ver la transformación de otra persona que no necesariamente estaba haciendo las rutinas con ellos todo el tiempo pero que constantemente los estaba motivando y diciéndoles “si tienes dudas aquí estoy para ayudarte”, los llevó por fin a lograr resultados. Para mi ver que lo que yo hacia por mi salud estaba teniendo un impacto positivo en otras personas fue lo que genuinamente hizo que ingresara al negocio de coaching de Team Beachbody.

Lo que necesitamos para ser exitosos es esa pasión por ayudar a los demás, y cuando yo entendí eso, fue cuando mi negocio arrancó y me convertí en coach Diamante 2 estrellas. A principios de este año califiqué para la Conferencia de nuevos lideres en California en donde pude aprender de muchos seres humanos con transformaciones extraordinarias. Fue increíble saber que yo era ahí la única persona de Puerto Rico y pensaba, “¡Dios mío Annie-Lee Tirado en dónde has estado todo este tiempo que no has sabido reconocer toda esta oportunidad!” Me sentí sumamente afortunada de estar ahí y poder llevar todos esos conocimientos a mi gente y ayudar a transformar tantas vidas que se necesitan en Puerto Rico.

En esa conferencia, Beachbody me enseñó a no darme por vencida y me hizo entender que SOY VALIENTE por haber arriesgado y sacrificado tanto por este sueño. Hoy mi meta es poder ser ejemplo para otras mujeres que piensan que no son capaces y peor aún, que no se merecen cosas extraordinarias.